quinta-feira, julho 30, 2015

Tempo de INOVAÇÃO

Brechas y rupturas para el desarrollo sostenible en tiempos de innovación



25 de julio de 2015
 
Lcda. Claudia Rosalía Correa, Ph.D. Argentina
IBERCIENCIA. Comunidad de educadores para la Cultura Científica
 

La presente nota trata sobre las luchas y contradicciones existentes entre el mundo digital y el mundo de los contextos sociales excluidos del desarrollo sostenible, en donde la comunicación pública de la ciencia es una herramienta necesaria para acceder al conocimiento por medio de la innovación.

Cuestionar predicciones generalizadas implica una tarea condenada a la extinción.
La realidad requiere recursos sociales útiles con necesidades de preservación. Lo dirigible está en manos de lo tecnológico en este mundo nuevo que cada instante se renueva, considerado como el aprendizaje y la complementariedad que desempeña un rol imprescindible en la sociabilidad humana donde los aportes derivan del trabajo de investigadores.
En esta barrera de obviedades la excepción quizás sea el considerado mundo digital, siendo el ciberespacio la revuelta a los estereotipos de la identidad. De manera superficial existen restricciones en el canal de la información en donde los contextos que se superponen unos con otros tienen una escasa posibilidad de resistencia.
Encontrar el camino es sinónimo de una lucha sin final con antagonismos adonde las personas solo prestamos atención a lo que nos brinda seguridad y creemos que el mundo sería mucho mejor sin todo ese caos irremediable y paradójico.
La ciencia necesita de una luz al final que promueva sentidos y no simplemente de un destello de miradas, para avanzar en enfoques sobre la sociedad y las tecnologías de información desde el ámbito de la comunicación pública de la ciencia y la tecnología como tal. Es hacia la diversidad adonde debemos apuntar para evitar criterios absolutistas creando controversias que añaden un valor agregado al problema más no una solución.
En palabras de John Seely Brown y Paul Duguid:
“Frente a los entusiastas, muchas personas menos optimistas se parecen al pobre nadador del poema de Stevie Smith, quien se lamentaba diciendo:
Estuve muy lejos y al frente durante toda mi vida.
Pero no saludaba. Me estaba ahogando”.
 La verdad absoluta es una especie de sombra en un contexto de eternidad.
Parafraseando a Francisco Jarauta quien recorrió de manera magistral desde la tradición preclásica hasta la actual sociedad de la información en una conferencia celebrada en Madrid el 13 de Marzo de 2013, cuyo texto se denomina “el hilo de Ariadna como metáfora del mundo”:
Recuperar la figura de Ariadna para construir un tapiz del mundo sabiendo que “todo lo que escribamos será provisional” y que “ninguno tendrá la condición de eternidad”, es una condición necesaria.
“Nosotros somos viajeros del laberinto y sería interesante hacer ese dibujo, siempre en elipse, de un recorrido que se cierra sobre sí mismo y al mismo tiempo es fuga de su centro”.
El laberinto (una figura gráfica que se repite obsesivamente, que se declina en todas las épocas, que se reinterpreta una y otra vez y que sin términos de discontinuidad llega a nosotros interpelándonos con su fuerza simbólica), el naufragio (igual de importante que el laberinto. Éste inaugura la idea del viaje, aquél es como la sentencia al final del viaje), y el viaje (se viaja y al mismo tiempo se construye en el conocimiento, no hay conocimiento sin viaje, el viaje ilumina y da intensidad a la experiencia).
Y así llegó Jarauta a Jorge Luis Borges y a la constatación de la opacidad del mundo. “El laberinto ha sido, desde el punto de vista simbólico, el que mejor articula lo que Borges llama el reconocimiento de la opacidad del mundo y la ansiosa necesidad de atravesar la frontera del futuro”.
El laberinto y lo monstruoso, la sed de conocimiento y de nombrar las cosas, los esfuerzos por hacer el mundo transparente, el “cruce secreto entre el cuerno del minotauro y el puñal de Teseo”, y por fin, la figura de Ariadna para “tejer el tapiz del mundo”
“Todos tenemos un laberinto en nuestro corazón, en nuestro interior, y nuestro trabajo es narrar, dice Borges, la errancia”.
Por ello es importante recuperar la figura de Ariadna con postulaciones afuera del laberinto trazando construcciones con un tapiz de ese otro mundo, sabiendo que todo lo que escribamos será provisional y nada tendrá condición de eternidad.
En tiempos de brechas y rupturas tecnológicas hay una sola palabra que sobrevive: la innovación.

Fonte: http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Brechas-y-rupturas-para-el

Nenhum comentário:

Postar um comentário